Guía PAC 2023: ayudas para una agricultura más verde

La nueva PAC 2023-2027 refuerza aún más el lado verde de la agricultura. Ya no se trata solo de proporcionar alimentos seguros a un precio asequible. Ya no se trata solo de garantizar una renta a los agricultores para poder competir en los mercados internacionales. Ahora el reto es hacerlo de forma más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. ¿Será Europa capaz de lograr el equilibrio?

Presupuesto y ayuda básica en la PAC

España dispondrá de 47.724 millones de euros para el periodo 2023-27, un presupuesto similar al actual. Pero la filosofía de la nueva PAC es de color verde: se calcula que el 43% del presupuesto será para cumplir objetivos medioambientales y climáticos, según se expone en el plan estratégico remitido a Bruselas.

agricultura pac europa

El pago de la ayuda básica seguirá ligado a los derechos, como viene siendo desde el acuerdo de 2003. Los derechos se vincularon a hectáreas concretas en función de la media de lo percibido en los años 2000, 2001 y 2002. 

No obstante, se introduce un cambio importante para favorecer que al final del periodo los agricultores acaben recibiendo lo mismo por una hectárea: las “regiones” agrarias se reducen a 20. Hay que tener en cuenta que la ayuda se concede en función de los derechos de pago y se diferencia en función de las regiones agronómicas.

De 50 a 20 regiones agrarias

El Ministerio inició la negociación con la intención de que hubiese solo 6 regiones agrarias dentro de la PAC. En Alemania solo hay una región. En Francia, 3. Por tanto, España seguirá siendo una excepción. ¿Cuál es el objetivo? Reducir las diferencias actuales entre los importes que reciben los agricultores por una hectárea

Aquí el fin es avanzar en la llamada convergencia interna para que en 2026 todos los derechos hayan alcanzado como mínimo un valor del 85% del valor medio de la región correspondiente y que la convergencia concluya en 2029.

Cómo funcionan las regiones agrarias en la PAC

A efectos de la PAC existen regiones de secano (5), de regadío (5), de pastos permanentes (5), de cultivos permanentes (4) y balear (1) que sirven para determinar los importes. A una comarca agraria tradicional, por tanto, le corresponde un importe en función del uso de la tierra y de acuerdo con los tipos de regiones. 

Por ejemplo, las tierras de regadío de la comarca Centro de Valladolid se engloban dentro de la región 07, con un importe medio de 206,68 euros por hectárea. Si se suma el nuevo pago redistributivo, el importe medio para este ejemplo sería de 247,96 euros por hectárea.

La ayuda complementaria a la renta redistributiva

Es otra novedad de la reforma de 2023 que persigue redistribuir la ayuda hacia las explotaciones intermedias. Establece una ayuda suplementaria a las primeras hectáreas de cada explotación con varios umbrales que deben beneficiar a agricultores de menor tamaño. El beneficiario debe ser agricultor activo y titular de una explotación agraria. 

Otras ayudas complementarias: jóvenes y mujeres. Los agricultores activos menores de 40 años podrán percibir un complemento en el valor de cada uno de sus derechos con un máximo de 100 hectáreas y durante cinco años. El importe se incrementará un 15% adicional en el caso de las mujeres. 

Cómo queda la figura de agricultor activo en la PAC 2023

Ha sido uno de los debates de esta PAC en el que se ha mostrado nítidamente las diferencias entre comunidades. Por ejemplo, Castilla y León defiende la figura del agricultor profesional dada su estructura. En cambio, en Andalucía, existe una agricultura a tiempo parcial muy relevante que contribuye a la vitalidad de los núcleos rurales. 

Finalmente se considerará agricultor activo cuando al menos el 25% de los ingresos sea por la actividad agraria o cuando se está afiliado a la seguridad social agraria por cuenta propia. Se fija una excepción para satisfacer a autonomías como Andalucía: podrán recibir ayudas aquellos que reciben menos de 5.000 euros vía PAC aunque no cumplan los dos requisitos anteriores. 

La condicionalidad reforzada: sí o sí hay que cumplir

Es un hecho: Europa quiere que los agricultores sean unos aliados en la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. En esta PAC se ha llamado condicionalidad reforzada a las obligaciones o prácticas que cada agricultor debe cumplir sí o sí para recibir las ayudas.

  • Cumplir 11 directivas y reglamentos de la UE sobre diversas materias como aguas, contaminación por nitratos, conservación de aves silvestres, hábitats, naturales, legislación alimentaria, cría de ganado o comercialización de productos fitosanitarios, entre otros. 
  • Condiciones agrarias:
    • Mantenimiento de pastos permanentes
    • Protección de humedales y turberas
    • Prohibición de quemar rastrojos
    • Franjas de protección en los márgenes de los ríos
    • Reducir la erosión del suelo. Tener en cuenta la inclinación de la pendiente
    • Suelos cubiertos en periodos sensibles 
    • Rotación en tierras de cultivo
    • Al menos el 4% de las tierras dedicadas a superficies no productivas (incluido barbecho)
    • Mantenimiento de los elementos del paisaje
    • Prohibido cortar árboles durante la cría de aves

Un compromiso verde más, los ecoesquemas

Son voluntarios y quien lo solicite deberá producir con técnicas que mejoren la gestión del suelo, la biodiversidad o favorezcan la gestión eficiente de los recursos naturales. Se establecen dos ecoesquemas y siete prácticas. (Sobre una misma hectárea solo computará una práctica): 

  • Agricultura baja en carbono: 
    • Pastoreo extensivo
    • Siembra directa (agricultura de conservación)
    • Cubiertas vegetales leñosos
    • Cubiertas inertes leñosos
  • Agroecología: 
    • Siega sostenible 
    • Rotaciones en tierras de cultivo 

En el ecoesquema de agroecología con rotación de cultivos debe existir rotación en al menos el 40% de la superficie de la explotación (se permitirán rebajar al 25% con excepciones). 

El agricultor se compromete a realizar una gestión sostenible de insumos, lo que significará: disponer de una herramienta de gestión del agua, un plan de abonado elaborado por un técnico y un cuaderno de explotación con la aplicación de fertilizantes y fitosanitarios.  

Las ayudas asociadas a cultivos e intervenciones sectoriales

Se mantienen ayudas especificas a determinados cultivos como la remolacha cultivos proteicos -leguminosas y oleaginosas- el arroz, la uva pasa, o el tomate de industria para transformación… o el vacuno de leche, el engorde de terneros o el ovino y caprino. 

También continua el apoyo a las acciones que efectúan las organizaciones de productores. Además de los programas ya existentes (frutas y hortalizas, el vino y el sector apícola) se suma un nuevo programa: el olivar tradicional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad