#6. La revolución agro de Holanda: hacia un modelo 100% autónomo, con Esteban Baeza

En este podcast de agricultura hablo con el doctor ingeniero agrónomo almeriense Esteban Baeza que regresa este verano a España después de trabajar en investigación aplicada en la universidad holandesa de Wageningen durante casi seis años. 

Baeza es un experto internacional en el funcionamiento de los invernaderos de alta tecnología de Holanda. Allí llegó tras once años de trabajo en la fundación Cajamar y otros tres en el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa). 

De forma clara y sencilla, Esteban Baeza explica cómo Holanda ha conseguido convertirse en el segundo exportador mundial de alimentos gracias a su apuesta por convertir a la agricultura en uno de sus sectores estratégicos de la mano de la tecnología. Ahora, el reto es la automatización y la robotización del sistema.

esteban baeza
Esteban Baeza

El triangulo de oro holandés

¿Dónde está la clave de este éxito? La respuesta está en lo que se denomina Triangulo de oro, formado por el Gobierno, los centros de investigación y el sector privado. Los tres vértices trabajan de forma práctica para un objetivo común: producir el máximo de alimentos con el mínimo de impacto ambiental.

La universidad de Wageningen, referencia internacional para el mundo agrario, es uno de los tres vértices de ese triangulo de oro. Está formada por Wageningen University (con grados en holandés, máster en ingles e investigación fundamental con los doctorandos), y Wageningen Research con diferentes grupos de investigación aplicada muy relacionados con la industria y los agricultores. 

En concreto, Esteban Baeza ha desarrollado su actividad en la unidad de negocio de horticultura protegida, junto a cien investigadores y perteneciente al grupo de Ciencia de las Plantas de Wageningen Research.

Todo bajo control, máxima producción 

Los invernaderos inteligentes de Holanda combinan todo tipo de tecnología para controlar la ventilación, la humedad, el riego, la calefacción, la iluminación, la fertilización… Un solo invernadero puede ocupar 20 hectáreas con producciones de escándalo: más de 90 kg de tomates por m2 y año en el caso de utilizar luz artificial. 

De hecho, los agricultores holandeses están obsesionados por conseguir que en sus instalaciones entre la mayor cantidad de luz posible. No es para menos: por cada 1% más de luz, la producción también se incrementa un 1%.

El invernadero del futuro

Holanda camina hacia el invernadero eléctrico 100% autónomo, sin presencia humana. Parece ciencia ficción, afirma Esteban Baeza, pero se trata de una realidad cada vez más cercana. 

Además, se trata un modelo exportable. En un futuro será posible que un invernadero de 30 hectáreas en China, absolutamente automatizado, pueda ser gestionado de forma remota desde cualquier parte del planeta. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad